Informe 2010
Diez años de conciliación en España

Informe2010t

El Informe “Diez años de conciliación en España (1999-2009)”, realizado por Nuria Chinchilla y Consuelo León, es fruto de un estudio realizado por el Centro Trabajo y Familia del IESE con una muestra de 5.000 empresas y pretende recoger de modo sintético los avances que se han producido a lo largo de estos 10 años, las buenas prácticas de las empresas en España y las medidas de conciliación que se están adoptando en los países de la Unión Europea. Como señalan las autoras, “esta visión panorámica puede ayudar a disfrutar de los logros alcanzados, pero también a ser conscientes del largo camino que aún nos queda por recorrer”.

1
Las autoras, junto al Director General de The Family Watch.

Los datos aportados demuestran que la clave para la conciliación entre trabajo y familia es la flexibilidad, tanto en el tiempo como en el espacio. Los resultados señalan que estas políticas son las más demandadas por los empleados, aunque algunas empresas todavía siguen resistiéndose a generalizarlas, porque temen las dificultades organizativas que su puesta en práctica supone.

Estos resultados coinciden con los de otras investigaciones recientes, que indican que el 70% de los trabajadores considera que su trabajo no es flexible. Destaca en este sentido el mayor índice de satisfacción de los funcionarios, sobre todo desde que en el año 2006 se implantó el “Plan Concilia para las Administraciones públicas”. Por otro lado, las autoras cuestionan la eficacia de incluir el concepto de conciliación en los textos legales, como sucede en el Estatuto de los trabajadores, la Ley de conciliación o la Ley de igualdad de oportunidades. Lo que de verdad ayuda a que el trabajo no se convierta en un obstáculo para el desarrollo del proyecto personal es el convencimiento de los empresarios.
El Informe confirma que el aumento de la tasa de dependencia derivado de la creciente esperanza de vida y la baja natalidad hace que la conciliación se esté convirtiendo no sólo en una exigencia de justicia, sino en una verdadera necesidad para los próximos años, en los que los trabajadores tendrán que soportar cada vez más el cuidado de sus mayores y enfermos, además de la maternidad y paternidad. La crisis económica actual no ayuda tampoco a encontrar soluciones. En cambio, en los países de nuestro entorno donde las políticas de apoyo a la familia son más extensas y aportan una mayor protección, las tasas de natalidad son más estables, como es el caso de Francia, Irlanda y Noruega. No es casualidad que el índice de natalidad español sea inferior al índice de reposición de la población, si se tiene en cuenta que es el país que menos parte del presupuesto destina a gasto social (el 0,4% del PIB, frente al 2,2% de media en la UE).

La otra asignatura pendiente la compartimos con el resto de Europa y es la igualdad. Se confirma que existe un desequilibrio considerable entre hombres y mujeres en lo que a la división de las tareas domésticas y al cuidado de niños se refiere. Son las mujeres las que principalmente optan por la reducción de jornada o por suspender temporalmente sus carreras profesionales, debido a las cargas familiares. Aunque estas medidas son en su mayoría el reflejo de las preferencias personales, tienen un gran impacto en el desarrollo profesional de las mujeres, en la diferencia salarial y en los derechos a pensiones. En 2009, del 18% de la población activa europea que trabajaba a tiempo parcial, el 31% eran mujeres frente al 8% de hombres.

De estos datos se deduce que la lucha por la conciliación en Europa sigue siendo “monopolio” de las mujeres. Incluso desde los Gobiernos, las políticas de conciliación tienen un “tono femenino” y tienden a olvidar que el derecho y la obligación de cuidar de los hijos y a las demás personas dependientes ha de compartirse entre ambos progenitores.
El Informe contempla tres retos que deben afrontarse para encontrar las soluciones adecuadas. El primero es plantear las relaciones trabajo-familia como una fuente de beneficio mutuo y no de conflicto, lo que supone considerar a la familia como escuela de competencias directivas y reorientar las políticas públicas hacia la sostenibilidad social, promocionando la unidad familiar como espacio propio de socialización, generadora de capital social y sustentadora informal del sistema formal de la economía visible. Apoyar a la familia es lo más barato y eficaz, y esa ecología humana es la base de la sostenibilidad social.
En segundo lugar, hay que valorar el beneficio que se deja de percibir cuando no existen políticas empresariales flexibles, como reconocen numerosos estudios internacionales. Las empresas mecanicistas, rígidas en horarios y poco sensibles al entorno personal y familiar del empleado son menos atractivas y pierden capital humano específico, lo que termina causando un mayor absentismo, una disminución del compromiso del empleado y una mayor rotación.

Por último, el informe propone una adecuada reorientación del concepto y el valor del tiempo en el trabajo. En un contexto de extensas jornadas laborales como el de España, las formas de organización del trabajo y los estilos directivos necesitan una profunda transformación, si no quieren dejar de ser competitivos y globales frente a nuestros colegas de otros países. Por eso, se hace necesario apostar por un pacto social que sirva para armonizar horarios laborales, escolares, comerciales y familiares. En países como Holanda, Francia, Alemania, Suecia o Noruega, la racionalización de horarios ha hecho posible tres objetivos simultáneos: una mayor incorporación de la mujer al mundo laboral, y el aumento del índice de fertilidad y de productividad en relación con el número de horas trabajadas.

Las autoras

Nuria Chinchilla Albiol es doctora cum laude en Economía y Dirección de Empresas y MBA por el IESE (Universidad de Navarra), licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona, profesora del IESE Business School y directora del Centro Internacional Trabajo y Familia. Casada y madre. Asesora de empresas, Gobiernos y de la ONU, miembro de varios consejos y presidenta de NCH&Partners. Acuñó el término EFR y desarrolló el Índice de Empresas Familiarmente Responsables (IFREI). Es miembro del Top Ten Management español y es autora de varios libros, entre los que destacan “Dueños de nuestro destino”, “Ser una empresa familiarmente responsable: lujo o necesidad”, y “Balancing Work and family: no matter where you are”. Sus áreas de especialización son la conciliación trabajo y familia, el “coaching”, la gestión del tiempo, los conflictos interpersonales y el liderazgo en los comités directivos. En los últimos años ha recibido numerosos reconocimientos por su labor: en 2001 recibió el premio FEDEPE a la mujer Directiva del año, en 2007 el “most valuable speaker” concedido por Interban Network y el ASEM de oro, entre otros. En 2008, la Universidad de Stanford publicó el caso de estudio “Nuria Chinchilla: The power to Change Workplaces” publicado por el Prof. Jeffrey Pfeffer y utilizado en las clases de “Power and Influence”.

Consuelo León Llorente es profesora en la Universitat Internacional de Catalunya. Sus primeros pasos profesionales fueron como periodista en la agencia Ecopress de Madrid, donde llegó a ser subdirectora. Más tarde se incorpora al IESE como investigadora en el Centro Internacional Trabajo y Familia. De esta etapa destaca la publicación de “La ambición femenina. Cómo reconciliar trabajo y familia”, en co-autoría con Nuria Chinchilla, así como la coordinación del estudio IFREI (Indice de Empresas Familiarmente Responsables), colaboraciones con la administración pública y consultoría en empresas. En el año 2010 obtiene su doctorado cum laude en administración de empresas por la UPC (Universitat Politécnica de Cataluña) con la tesis: “Factores de éxito en la implantación de políticas de conciliación trabajo y familia en las empresas españolas” (2003-2007) y sigue un curso de Perfeccionamiento directivo (PDD) en el IESE. En la actualidad forma parte de la junta directiva de la Fundación Planas y Casals.

Las dos autoras del Informe, el Presidente de The Family Watch y el Secretario de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación -donde tuvo lugar la presentación oficial- hablan de su contenido y de su importancia.

Dossier de prensa