Mecanismos de prevención frente a las crisis familiares
Seminario organizado por el Área de Derecho y Ciencias Sociales

El viernes 10 de febrero de 2012 se celebró en la sede de The Family Watch el "Seminario sobre mecanismos de prevención frente a las crisis familiares" organizado por el Área de Derecho y Ciencias Sociales de The Family Watch bajo la coordinación de la profesora Regina Gaya Sicilia.

Varios de los ponentes del Seminario explican su aportación

Resumen de las ponencias

p2gCarmen Alfonso
Abogada y mediadora familiar.

La prevención está íntimamente ligada al concepto de educación. Conceptos como el amor, entrega, familia, matrimonio, hijos, esfuerzo, jerarquía de valores, prioridad, persona, ley natural, diferencia hombre mujer, conflicto, crisis, madurez, etc, no forman parte del léxico de muchas personas. Muchas veces el problema de los cónyuges radica en su incapacidad para comunicarse, por estar ésta viciada, de modo que lo mejor es que se solicite la ayuda de un experto: la solución no está en cambiar de pareja sino en cambiar la relación.

p3gTeresa Barrera Cruz
Terapeuta familiar y orientadora escolar.

Las crisis pueden ser el camino para que un matrimonio se encuentre y crezca en el amor, e incluso descubra lo que es el amor verdadero. La mediación familiar puede tener un carácter preventivo y, en muchas ocasiones, una connotación educativa, ya que muchos de los que acuden a la mediación están condicionados por los modelos sociales y no son capaces de percibir un momento de dificultad como algo que pueda hacer bien y progresar al propio matrimonio. En esos casos, se puede ayudar a los matrimonios a conocerse mejor comprendiendo la naturaleza de sus problemas, analizando sus carencias, sus incompatibilidades y sus diferencias.

p4gElena Baixauli
Psicóloga, mediadora familiar y presidenta de ADIMER.

Se ha pasado del concepto de familia extensa al concepto de familiar nuclear, familia monoparental, bipolar… y estos cambios han propiciado nuevos conflictos. El conocimiento de la mediación ayudará a que muchos problemas sociales no lleguen a los juzgados. El conocimiento de la mediación debe posibilitar la transformación de las relaciones.

p5gIgnacio Tornel
Mediador familiar.

La mediación preventiva interviene antes incluso de que se considere la ruptura, y la mediación reactiva se aplica al estallar una crisis de ruptura en la pareja encaminada a la separación. La mediación, en estos casos, consiste en facilitar el reencuentro, el diálogo, la mutua comprensión, con el ánimo de introducir reflexión en situaciones de enfrentamiento. Este enfoque plantea una diferencia abismal con el enfoque rupturista y divorcista de la mediación familiar, según el cuál, a los mediados no se les debe siquiera mencionar la posibilidad de la reconciliación, de la reconsideración de la decisión tomada.

p6gAdrián Cano
Doctor en Medicina y director de la Unidad de Diagnóstico y Terapia Familiar de la Clínica Universitaria de Navarra.

El objetivo fundamental de la mediación es el de ofrecer un cauce para que los esposos elaboren por sí mismos las bases de un acuerdo duradero y mutuamente aceptado de las relaciones conyugales, paterno-filiales y patrimoniales. La mayoría de los motivos por los que se divorcian muchos matrimonios no son irreparables. Un factor fundamental de las rupturas está relacionado con la falta de conocimiento por parte de los novios de la esencia misma del vínculo conyugal. El terapeuta familiar debe ser el encargado de tratar de reparar el conflicto inicial que provocó la separación y el divorcio, mientras que el mediador es el especialista en ayudar a resolver los conflictos derivados de la propia ruptura.

p7gFrancisco Ruíz-Jarabo
Licenciado en Derecho y Juez de familia.

Uno de los grandes factores de la ruptura matrimonial es la ignorancia generalizada acerca de lo que realmente supone. Los medios de comunicación también dan una imagen peligrosamente positiva de las rupturas matrimoniales. Se suele hablar de “rehacer su vida” como si fuese fácil pasar página de un matrimonio anterior. Se piensa que el matrimonio se ciñe exclusivamente a la convivencia olvidando que es una unión global y que el divorcio sólo corta la convivencia, no la comunidad de vida. Los hijos son los principales perjudicados y la espiral de rencor suele ser una característica de la separación matrimonial.

p8gIsaac Tena Piazuelo
Profesor Titular de Derecho Civil de la Universidad de Zaragoza.

Se ha establecido un nuevo modelo de matrimonio, que ha logrado privilegiar los derechos individuales sobre los del grupo familiar. En sí misma, la mediación podría resultar una herramienta magnífica, pero cuando se trata de gestionar o manejar los conflictos familiares y de pareja, parece que no ha llegado donde se esperaba, más por los inconvenientes que provoca el sistema legal que por sus propias limitaciones, pero la situación es perfectamente reversible si se mejora en algunos aspectos el régimen jurídico de la familia y del matrimonio.

p9gJavier Escrivá Ivars
Catedrático de Derecho y director del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Navarra.

La familia debe ser la primera beneficiaria de los procedimientos de mediación familiar. Por consiguiente, el fin que le da sentido es el bien de familia, del que se derivarán los bienes para otras instituciones y toda la sociedad. Por eso deberá tender siempre a la superación de la crisis planteada y debe buscar los lazos de unión que pudieran existir entre las partes en conflicto. Dicho de otro modo, debe unir más que separar.

p0gCarlos Martínez de Aguirre y Aldaz
Catedrático de Derecho y Presidente de The Family Watch.

Las soluciones ofrecidas hasta el momento para afrontar las crisis familiares se basan en facilitar la ruptura definitiva como única salida y se han demostrado ineficaces para el bienestar de los cónyuges y los hijos. Es aconsejable adoptar una nueva perspectiva, que se base en la prevención más que en la reacción y que no se limite al divorcio. La duración y estabilidad de las relaciones familiares es un bien social, que beneficia tanto a los cónyuges como a sus hijos y a la socidad entera.