El teletrabajo, una opción para sólo unos pocos

Cuando todavía en España no ha terminado de arrancar el teletrabajo, ya se empieza a hablar del smartworking o trabajo inteligente. Una tendencia laboral en la que cualquier lugar -una cafetería, un parque, un centro comercial o una playa-, y no sólo el domicilio del trabajador, puede convertirse en una improvisada oficina.

Éste sería tu sueldo si te pagaran por ser madre

Con la llegada de los hijos, en muchas familias surge el dilema sobre si uno de los dos padres debería quedarse en casa a cuidar de ellos y renunciar a su carrera profesional. Según los últimos estudios, las cifras son bastante claras: 6 de cada 10 mujeres españolas abandonan su trabajo o asumen que no optarán jamás a un ascenso para encargarse de su descendencia. Eso implica, además, que su dedicación dejará de estar remunerada.

¿Los ‘millennials’ solo quieren amas de casa?

En febrero, Jeffrey Sachs, el escritor y profesor de la Universidad de Columbia, calificó las elecciones de 2016, donde una candidata femenina extremadamente calificada perdió contra un hombre con un historial de falta de respeto a las mujeres, como “un tropiezo” en el camino a una sociedad igualitaria en Estados Unidos, la cual se alcanzaría una vez que los votantes millennials superen en número a los ancianos conservadores.

Sin embargo, la categoría millennial agrupa a todas las personas de 17 a 34 años, un grupo con variedad de raza, etnia, religión, ingresos, educación y experiencia de vida. No creas ni por un segundo que están unidos.

«En España hay un fantástico entramado familiar»

Ha habido momentos en los que España ha estado muy bien económicamente, pero no se ha aprovechado para hacer guarderías, para poner ayudas… para fomentar esa natalidad ¿Qué continuidad le damos a un país si no tiene natalidad? Porque puedes traer gente de fuera, pero todo con mesura. No puedes hacer que los porcentajes suban de manera desorbitada porque se pierde la esencia. Y es un problema que están teniendo mucho países de Europa. Aquí, en España, la bolsa de las pensiones se llenó con el trabajo de los emigrantes. Trabajaban cuatro millones y medio más de personas en este país. Los inmigrantes se han ido marchando y los españoles han ido entrando en el paro.

10 años de la Ley de Igualdad: el cambio que nunca llega

La idea quedó claramente reflejada en una frase de John Stuart Mill recogida en el prólogo. Aludía a aquella “perfecta igualdad que no admitiera poder ni privilegio para unos ni incapacidad para otros”. Era la base de La Ley para la Igualdad Efectiva entre Hombres y Mujeres, publicada hace hoy 10 años por el Gobierno que presidía José Luis Rodríguez Zapatero. La norma esbozó cifras y compromisos para equiparar a más de la mitad de la población con el resto. Una década más tarde, y tras atravesar una profunda crisis económica, se puede decir que ha servido de potente escaparate para colocar a las mujeres en el centro de la política y para empezar a plantear que el cuidado de los hijos es cosa de dos.

La falta de flexibidad en las empresas endurece el techo de cristal femenino

La paridad no llega a los altos cargos de responsabilidad de las empresa. Por el contrario, se ha estancado. La ley de igualdad, que cumple diez años este mes, no ha ayudado. En pleno siglo XXI, en plena era digital y ante una revolución tecnológica sin precedentes, todavía solo una de cada tres mujeres ocupa un puesto de dirección en la Unión Europea, según datos de Eurostat. Este año, España ha aumentado muy tímidamente su índice de mujeres directivas al pasar del 26 al 27%, concluye el informe «Women in business», realizado por la consultora Grant Thornton. Ellas ocupan sólo el 10% de los cargos de alta dirección en las compañías, dice un estudio de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).