10 años de la Ley de Igualdad: el cambio que nunca llega

La idea quedó claramente reflejada en una frase de John Stuart Mill recogida en el prólogo. Aludía a aquella “perfecta igualdad que no admitiera poder ni privilegio para unos ni incapacidad para otros”. Era la base de La Ley para la Igualdad Efectiva entre Hombres y Mujeres, publicada hace hoy 10 años por el Gobierno que presidía José Luis Rodríguez Zapatero. La norma esbozó cifras y compromisos para equiparar a más de la mitad de la población con el resto. Una década más tarde, y tras atravesar una profunda crisis económica, se puede decir que ha servido de potente escaparate para colocar a las mujeres en el centro de la política y para empezar a plantear que el cuidado de los hijos es cosa de dos.

La falta de flexibidad en las empresas endurece el techo de cristal femenino

La paridad no llega a los altos cargos de responsabilidad de las empresa. Por el contrario, se ha estancado. La ley de igualdad, que cumple diez años este mes, no ha ayudado. En pleno siglo XXI, en plena era digital y ante una revolución tecnológica sin precedentes, todavía solo una de cada tres mujeres ocupa un puesto de dirección en la Unión Europea, según datos de Eurostat. Este año, España ha aumentado muy tímidamente su índice de mujeres directivas al pasar del 26 al 27%, concluye el informe «Women in business», realizado por la consultora Grant Thornton. Ellas ocupan sólo el 10% de los cargos de alta dirección en las compañías, dice un estudio de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

Kankindi: “El feminismo europeo se centra en los derechos de la mujer y se olvida de los deberes”

Eleva a la mujer y elevarás la casa, el hogar, la comunidad… e incluso el continente. Ésta es una de las tesis principales de la congoleña Antoinette Kankindi, profesora de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Strathmore, en Nairobi (Kenia) que, estos días, visita España para recibir el Premio Harambee 2017 a la Promoción e Igualdad de la Mujer Africana, ya en su séptima edición y cuyo objetivo es reconocer la labor de las africanas que, con su trabajo diario, se convierten en motor de todo un continente. “Inua dada inua jamii”, cuenta a EL MUNDO Kankindi, es un dicho swajili que significa: eleva a la mujer y elevarás la casa”.