¿Para qué educamos?

Desde la educación se transforma la sociedad y esa transformación no es ajena a la puesta en valor del talento de las personas, una puesta en valor en definitiva del conocimiento y la innovación.