Un tribunal da la razón a un padre divorciado que se negó a pagar la universidad privada a su hija

La sentencia dice que, a pesar de que la chica no alcanzara la nota de corte para acceder a los estudios en una pública, se considera un gasto extraordinario dada la situación económica familiar.

Fuente: Patricia Estebán - El País, 4 de febrero de 2019.

Cursar estudios en una universidad privada suele tener un coste muy elevado, inalcanzable para la economía de muchas familias. Siete mil euros de matrícula más gastos de transporte, esta es la cifra que pretendía imponerse como gasto compartido a un padre divorciado.




Recibe nuestras publicaciones