La justicia sanciona a las empresas que impongan a sus trabajadoras un horario que les impida conciliar

Un tribunal aplica la perspectiva de género y concede tres mil euros a una dependienta por daños morales tras negársele el turno de mañana en su reducción de jornada.

Fuente: Patricia Estebán - El País, 30 de abril de 2019.

El empresario no puede negarse injustificadamente a que las trabajadoras con reducción de jornada elijan un horario que les permita conciliar su empleo con sus necesidades familiares. Y si lo hace, se puede enfrentar a una sanción de entre tres mil y seis mil euros por daños morales.




Recibe nuestras publicaciones