David, el padre que sacó a su hijo del colegio para hacerse millonario jugando al Fortnite

Invirtió 30.000 euros en los mejores equipos informáticos "que el dinero pueda comprar" y tiene a su retoño practicando entre 10 y 14 horas al día delante de una pantalla. "Como se trata de videojuegos la gente cree que es abuso infantil", protesta el hombre de 49 años.

Fuente: Daniel J. Ollero - El Mundo, 9 de agosto de 2019.

Hacer pellas para quedarse en casa jugando a videojuegos solía un (justo) motivo de castigo para muchos jóvenes que crecieron en la década de los 90 y los 2000. El hecho de que fuera el padre del chaval quien invierta cinco millones de pesetas en un ordenador y periféricos y anime a su hijo a quedarse en casa jugando al ordenador 10 horas al día se consideraría un absoluto delirio. Un mundo al revés que levantaría la libre en los servicios sociales.




Recibe nuestras publicaciones