Perfil de la mujer trabajadora

Los datos de este informa reflejan que la desigualdad sigue existiendo en el ámbito familiar y laboral, ya que una de cada cuatro mujeres trabaja a tiempo parcial por el cuidado de hijos y otras obligaciones familiares, frente al 3% de los hombres que asegura que trabaja con jornada parcial por estos motivos.

El reloj biológico de la mujer

Estudio encargado por Clearblue y realizado por la consultora ASAP, en el que han participado 1.500 mujeres españolas de entre 20 y 50 años. Los resultados revelan que una cuarta parte de las mujeres encuestadas desea tener hijos en los próximos 2 ó 3 años, pero el 75% reconoce que aún no se ha puesto manos a la obra.

El trabajo del hombre en el hogar y el divorcio

Según este informe, realizado en inglés por una profesora del Departmento de Política Social del London School of Economics and Political Science, la relación entre el trabajo de la mujer fuera del hogar y el divorcio no sólo depende de ellas, sino también de la conducta del hombre y su actitud. Para demostrarlo, ha estudiado a 3.500 matrimonios que han permanecido estables durante los cinco años siguientes al nacimiento de su primer hijo.

Las políticas de conciliación en España y sus efectos

Con este estudio sobre las desigualdades de género en el trabajo del hogar y el empleo se persigue un doble objetivo. Primero, analizar la desigualdad de género en el trabajo familiar en España, tanto en el tiempo destinado a las tareas domésticas como en el tiempo con los hijos. Segundo, proponer políticas efectivas de conciliación del empleo y la vida familiar que reduzcan la actual desigualdad de género en el trabajo e, indirectamente, la de clase social.

Encuesta de empleo del tiempo 2009-2010

El objetivo principal de esta encuesta oficial es el de obtener información primaria para conocer la dimensión del trabajo no remunerado realizado por los hogares, la distribución de las responsabilidades familiares del hogar, la participación de la población en actividades culturales y de ocio, el empleo del tiempo de grupos sociales especiales (jóvenes, desempleados, ancianos, etc.) con el fin de que se puedan formular políticas familiares y de igualdad de género y estimar las cuentas satélites del sector hogares.