Padres y madres: no sin su móvil

Ningún padre ni ninguna madre en su sano juicio admite que las pantallas tengan beneficio alguno en sus hijos e hijas. Todos los manuales de crianza advierten de los efectos nocivos (entre otros, la falta de atención) y aconsejan un uso muy limitado tanto para los peques como para los adultos que están delante de ellos, esponjas que imitan todo lo que ven. Esa es la teoría. La realidad es muy diferente y se comprueba yendo al parque cualquier tarde.

¿Tiene tu hijo el “síndrome del niño rico”?

A veces nuestros hijos nos hacen pasar por situaciones incómodas. Por ejemplo, cuando se encapricha de alguna cosa y si no lo consigue comienza con una rabieta sin fin. Si, además, nosotros somos incapaces de decirles que no, podemos estar ante un caso de ‘síndrome del niño rico’.