Katixa Agirre: “No me identifico con la maternidad cínica que habla perrerías de sus hijos”

La experiencia de la maternidad nos obliga a metamorfosearnos. No es sólo un cambio físico –probablemente no haya vivencia tan corporal como la maternidad–, también es un cambio identitario. Fue esto, el impacto sobre la identidad propia, lo que llevó a Katixa Agirre (Vitoria-Gasteiz, 1981) a escribir Las madres no (Tránsito), una novela que bebe del thriller, del ensayo y de la crónica para mostrar las luces y las sombras –y abismos– de la maternidad.

La importancia de que los hombres hagan la cama

¿Qué hay más privado que la organización de cada familia sobre quién hace la cama, prepara el desayuno o lleva al colegio a los niños? A primera vista, parece un asunto que no debería importar a nadie de puertas afuera de la casa. Pero si se analiza un poco más, estas decisiones son relevantes desde el punto de vista económico.