Así no se hacen campañas contra la violencia de género

La campaña contra la violencia de género de la Junta de Andalucía ha cometido, según se dice con extraña unanimidad, tres pecados. El primero es que aparecen mujeres sonriendo y que estas no son víctimas reales, sino modelos sacadas de bancos de imágenes. El segundo es que se emplea el término ‘malos tratos’ en lugar del nuevo estándar ‘violencia de género’ o ‘violencia machista’. El tercero es que, según parece, se ‘trivializa’ el maltrato a la mujer por mostrar sonrisas.