¿Para qué tener hijos?

La pregunta por los hijos como posibilidad y no como obligación puede plantearse a lo largo de la vida de distintas maneras. Hace un siglo se consideraba que solo las personas amargadas, sin ganas de vivir, ni perspectivas de futuro, ni pareja, se planteaban esta cuestión.

La demografía invisible

En 1980 el 92,8% de las mujeres en el momento de tener su primer hijo estaban ya casadas, en 2018 esa proporción había caído al 43,8%. Ahora, un buena parte de esas mujeres primerizas se casan antes de tener el segundo hijo. El tiempo transcurrido entre el primer parto y el matrimonio fue de algo más de tres años.