El mejor lugar para trabajar no es un lugar

Trabajar no es ir a la oficina. Tampoco estar en una oficina. A las puertas de ser la fuerza laboral más numerosa, la generación millennial está cambiando los muebles de sitio, haciendo del trabajo algo más que un espacio físico: cuatro paredes, una mesa, una silla y un reloj al que no perder la pista.